Categorías
Géneros

Títulos de erótica que no te querrás perder

Cuando piensas en erótica, te vienen a la mente imágenes del torso musculoso de Fabio y la habitación roja de Christian Grey. Pero hay mucho más en este género literario que cubiertas de libros cursis y multimillonarios guapos con afinidad por el BDSM. Las novelas eróticas pueden ser sensuales, provocativas e incluso apreciadas. 

En este género puedes encontrar tantos subgéneros como quieras, así que hemos pensado en presentarte una pequeña selección de títulos que puede que te hagan perderte en este mundo de la literatura erótica… y no querer salir:

  • Delta de Venus, de Anais Nin: Una antología rompedora de 15 cuentos, este libro fue publicado póstumamente en 1977, pero en su mayoría escrito en la década de 1940, y desde entonces ha estado haciendo latir los corazones. Décadas más tarde, las historias espeluznantes de aventureros húngaros, cortesanas francesas y fumaderos de opio peruanos todavía queman las páginas.
  • Outlander, de Diana Gabaldon: Así como la enfermera Claire Randall se reencuentra con su esposo después de la Segunda Guerra Mundial, es trasladada a la Escocia del siglo XVIII. Allí, se la considera una «Sassenach» o forastera, y se ve obligada a casarse con Jamie Fraser, un soldado con un pasado turbulento y un temperamento feroz. La serie de ocho partes salta de un lado a otro en el tiempo mientras Claire se debate entre su deseo por dos hombres, en dos siglos diferentes.
  • La insoportable levedad del ser, de Milan Kundera: Este clásico moderno sobre el amor y la política en la Checoslovaquia de la era comunista se centra en cuatro amantes y sus deseos en conflicto. 
  • Llámame por tu nombre, de André Aciman: Esta historia sobre la mayoría de edad es una historia bellamente escrita de amor y atracción que todo lo consume y que tiene como telón de fondo la Italia de los años 80. 
  • Forever, de Judy Blume:  Esta descripción honesta del primer amor (incluida la incomodidad de su primer encuentro sexual) fue particularmente innovadora cuando se publicó en 1975, pero todavía se siente relevante hoy.
  • No te escondo nada, de Sylvia Day: Eva Tramell es una aspirante a ejecutiva de publicidad de veintitantos años. El multimillonario Gideon Cross es un magnate de los negocios atractivo pero misterioso. Trabajan en el mismo edificio y cuando sus caminos se cruzan, son fuegos artificiales. Pero su romance en la oficina se complica rápidamente ya que ambos deben confrontar sus pasados ​​y secretos sexuales.
  • La fecha de la boda, de Jasmine Guillory: Este best-seller es como tu comedia romántica favorita, divertida y coqueta, pero con algunas escenas de dormitorio muy atrevidas. Cuando dos extraños, Drew y Alexa, se unen por un encuentro casual en un ascensor, deciden tener una cita juntos. Pero lo que comienza como un fin de semana divertido se convierte rápidamente en mucho más.
Categorías
Géneros

Literatura erótica: mantén en forma tu mente

Gracias al arte de la literatura, hemos podido comprobar que las palabras sí que son capaces de cambiar el mundo. Desde el principio, el poder de la escritura ha sido enorme, incluso cuando era tan arcaica como por ejemplo los jeroglíficos, y sólo servían para realizar crónicas oficiales; luego, filósofos y eruditos se encargaron de darle a la literatura otros usos, y seguramente el más interesante fue el que nos ofrecía una forma de escapatoria de nuestra realidad para meternos en la realidad imaginaria de otras personas. De lejos, los libros son la mejor forma de ocio que el hombre ha inventado, y podemos tener el orgullo de decir que, ciertamente, es todo un logro nuestro.

Si uno se pone a pensar en qué género literario es más importante, o más útil, seguramente la literatura erótica sería el último; y, aunque se nos ocurriera nombrarla, lo haríamos como un producto menor, casi de serie B, poco importante a tener en cuenta, al nivel de un folletín o, casi peor, de un reclamo pornográfico. No es el género que esté mejor visto, por supuesto, y no suele dársele ningún crédito aparte de dar alas a la imaginación de amas de casa aburridas y calenturientas, soñando con todo aquello que no tienen en su día a día (sin recordar que esa carencia también puede compartirse con los hombres que comparten su vida); escritos con trama pobre, que no ofrecen moralejas ni enseñanzas palpables, y que son poco más que porno barato, si hacemos caso de las críticas más crueles.

Pero, ¿qué tal si la novela erótica hubiera traspasado los límites del entretenimiento, y se hubiera convertido en una terapia médica para nuestros mayores? Porque tras esta pandemia y sus meses de confinamiento, se ha descubierto los beneficios de la literatura erótica para la tercera edad; unos beneficios que no ofrecen otros géneros literarios, y que han sido tan evidentes que los médicos que se ocupan de nuestros abuelos y abuelas no han podido por menos que notarlo. Parece que este tipo de lecturas llenas de palabras insinuantes, escenas de alto voltaje y sexo apasionado y salvaje entre los diferentes protagonistas activa algo en el cerebro de nuestras personas mayores, y es capaz de estimular sus mentes como otro tipo de lectura no puede hacerlo.

Debe ser algo así como inversamente proporcional al efecto que tiene el porno viejas. Sí, porque no me niegues que no te has dado cuenta que el sexo con maduras, en lo que se refiere a los videos porno, se está imponiendo cada vez más, y no sólo en las webs para adultos: de hecho, ya se plasma en el cine y, cómo no, en la literatura. Parece que la idea de una señora mayor como un ser asexual se está dejando en el olvido, y diría más: se están convirtiendo en todo un objeto de deseo. Puede que no a todo el mundo lo ponga cachondo el pensar en follar con abuelas, pero ah… ¿a cuantos os gustaría ir a la cama con una madurita de treinta y tantos, o cuarentona, con un mínimo de atractivo físico? E incluso si la mujer no es muy agraciada, tampoco importa demasiado, porque uno ya va enganchado con la experiencia que pueda tener. Así, las mujeres hechas y derechas con cierta edad se han convertido en las amantes soñadas por muchos tíos, tanto jóvenes como maduros.

Claramente, las imágenes o pensamientos que evoca una lectura erótica en la mente de las personas mayores activa toda clase de reacciones químicas que hace que su memoria atrape detalles de esas lecturas, que no funciona con otro tipo del literatura. Porque, al fin y al cabo, no importa los años que tengas, el ser humano es un ser sexual por definición. Llegamos a una edad adulta en la que nuestro género ha marcado realmente nuestra forma de ser, y nos ha dado ya cierta identidad; la sexualidad empieza despertarse, y sea cual sea la opción que elijamos, ya nunca deja de ser una de las características que nos definen como persona individual, y después con el conjunto de la sociedad. Así que no es de extrañar que seamos capaces de recordar todo lo que tenga que ver con el amor, el erotismo y el sexo, aunque olvidemos como se llaman nuestros nietos.

Categorías
Clásicos universales

Grandes títulos jamás escritos

Los críticos literarios, los historiadores, los lectores ávidos e incluso los lectores ocasionales tendrán opiniones diferentes sobre qué novela es realmente el «mejor libro jamás escrito». ¿Es una novela con un lenguaje figurativo hermoso y cautivador? ¿O uno con realismo valiente? ¿Una novela que ha tenido un impacto social inmenso? ¿O uno que ha afectado más sutilmente al mundo? Aquí hay una lista de novelas que, por diversas razones, han sido consideradas algunas de las mejores obras literarias jamás escritas:

  • Matar a un ruiseñor: Harper Lee , que se cree que es uno de los autores más influyentes que jamás haya existido, publicó solo una novela, en 1960, y se convirtió inmediatamente en un clásico de la literatura. La novela examina el racismo en el sur de Estados Unidos a través de los inocentes ojos abiertos de una joven inteligente llamada Jean Louise («Scout») Finch. Sus personajes icónicos, sobre todo el abogado y padre, Atticus Finch, comprensivo y justo, sirvieron como modelos a seguir y cambiaron las perspectivas en los Estados Unidos en un momento en que las tensiones con respecto a la raza eran altas. 
  • Cien años de soledad: El difunto autor colombiano Gabriel García Márquez publicó su obra más famosa, Cien años de soledad , en 1967. La novela cuenta la historia de siete generaciones de la familia Buendía y sigue el establecimiento de su pueblo Macondo hasta su destrucción junto con la última de los descendientes de la familia. En forma fantástica, la novela explora el género del realismo mágico enfatizando la naturaleza extraordinaria de las cosas comunes mientras que las cosas místicas se muestran como comunes.
  • Hombre Invisible: Hombre invisible de Ralph Ellison es una novela revolucionaria en la expresión de la identidad del hombre afroamericano. El narrador de la novela, un hombre que nunca se nombra pero que cree que es «invisible» para los demás socialmente, cuenta la historia de su mudanza del sur a la universidad y luego a la ciudad de Nueva York. En cada lugar se enfrenta a adversidad extrema y discriminación, caer dentro y fuera del trabajo, las relaciones y los movimientos sociales cuestionables con una mentalidad descarriada y etérea.
  • Don Quijote: El Quijote de Miguel de Cervantes, quizás la obra más influyente y conocida de la literatura española, se publicó por primera vez en su totalidad en 1615. La novela, considerada con mucha frecuencia como una de las mejores obras literarias de todos los tiempos, cuenta la historia de un hombre que toma el nombre de “Don Quijote de la Mancha” y emprende un ataque de obsesión por las novelas románticas sobre caballería para revivir la costumbre y convertirse él mismo en un héroe. 
  • Jane Eyre: La novela de Charlotte Brönte fue inicialmente publicado en 1847 bajo el seudónimo de Currer Bell, para disfrazar el hecho de que el autor era una mujer. Afortunadamente, mucho ha cambiado con respecto a las mujeres en la literatura desde 1847, y ahora Brontë recibe el crédito que se merece por una de las novelas sobre mujeres más innovadoras de la historia.
Categorías
Clásicos españoles

Clásicos en español que no querrás perderte

Conocer y amar la literatura española significa también conocer y amar sus clásicos, los que nos han hecho llegar hasta donde estamos y ser conocidos en todo el mundo. Bien, puede que no llegues a amarlos, o al menos no a todos, pero debes conocerlos si realmente quieres conocer los orígenes no sólo de la literatura española, sino de la literatura en español, un mercado mucho más amplio y que está lleno de fantásticos autores reconocidos en el mundo entero.

Este es nuestra selección de los mejores clásicos literarios en lengua española:

  • Don Quijote, de Miguel de Cervantes: Escrita a principios del siglo XVII, esta historia sigue las aventuras a menudo ridículas del noble Don Quijote y su escudero Sancho Panza mientras intentan revivir la caballería.
    “Don Quijote” a  menudo se considera una de las mejores obras literarias jamás publicadas en cualquier idioma. La historia es una referencia tanto en la cultura española como en la inglesa, dos de los idiomas más hablados en el mundo. Por ejemplo, es posible que hayas escuchado la palabra «quijotesco», que significa excesivamente idealista; esta palabra brotó del idealista personaje principal de la obra.
  • La vida de Lazarillo de Tormes y de sus fortunas y adversidades, de Anónimo: Publicada en 1554, esta novela está escrita como una carta en la que el personaje principal comparte la historia de su vida. Cada capítulo se enfoca en su vida mientras estaba sirviendo a un maestro diferente. Una razón por la que es importante es porque muchos creen que fundó la novela “picaresca”.
  • Cantar de Mio Cid, por autor desconocido: Se cree que fue escrito entre 1140 y 1207, y este poema épico narra las aventuras del héroe (El Cid) durante la Reconquista, una época en la que los cristianos lucharon contra los moros gobernantes por el control de España. Está basado en una historia real y fue transmitido a través de actuaciones de juglares, por lo que la versión escrita probablemente sea bastante diferente de la versión original. Es un clásico en gran parte por su antigüedad: es el poema épico español más antiguo de que se tiene constancia.
  • Cien años de soledad, de Gabriel García Márquez: Esta novela de 1967 sigue a siete generaciones de una familia. Utiliza el realismo mágico (magia en un mundo por lo demás racional), por lo que no es la historia familiar estándar. La primera generación funda una ciudad aislada y condenada en la que viven (y a menudo sufren) las generaciones futuras.
    Esta obra es una pieza importante en el “boom latinoamericano”, una época de las décadas de 1960 y 1970 durante la cual la literatura latinoamericana despegó y ganó reconocimiento internacional.
  • Rayuela, de Julio Cortázar: Esta novela de 1963 sobre la corriente de la conciencia sigue a un intelectual argentino en la década de 1950. Parte del libro tiene lugar en París, mientras que parte está ambientada en Argentina. El libro presenta aventuras con música jazz, bohemios, un circo y algunas muertes inesperadas.
  • La fiesta del chivo: Publicada en 2000, esta novela sigue tres tramas y dos puntos de vista para contar la historia del asesinato del dictador dominicano Rafael Trujillo. Llosa muestra a los lectores el funcionamiento interno del brutal régimen del dictador, así como las secuelas del asesinato desde varias perspectivas, proporcionando una visión general completa de los diversos puntos de vista sobre el asesinato en la vida real.
    El libro no solo es importante para la escritura, sino que también le dará una mirada más profunda al papel que los dictadores pueden jugar en la política y cómo los dictadores (y sus caídas) pueden afectar la vida de las personas.